sábado, 26 de diciembre de 2015

Qué se ha logrado en 2015 y qué se intentará conseguir en 2016

Ya estamos terminando el año 2015, y toca hacer balance de todo lo que se ha logrado hacer en este extraño año a la vez que intenso. También es momento para pensar en propuestas de mejora y en nuevos retos que deberemos intentar hacer. Nada va a ser sencillo, porque depende de muchas circunstancias, y hay que mantener siempre atento a todos los cambios que surjan, o conflictos o dificultades que surjan en el camino. La clave es nunca tirar la toalla, sino sentarse a reflexionar y pensar en soluciones para mejorar la situación encontrada. Como decía un majete profesor que tuve en la universidad: "Todo en esta vida tiene solución menos la muerte". 

Dicho esto, ¿qué se ha conseguido en 2015, y qué deseo seguir haciendo en 2016 respecto a lo conseguido?
  1. Un año más, he conseguido mantener en activo este blog, "Investigación en Educación", el cual lleva funcionando desde junio de 2011. Han sido cuatro años y medio donde he difundido los resultados de mis trabajos de investigación, reflexiones personales sobre educación, propuestas de intervención, recursos educativos, ensayos, etc. Quiero seguir manteniéndolo activo, siguiendo la misma regularidad. Este año, quiero destacar la entrada de "Salidas profesionales de Psicopedagogía (Orientadores educativos)", que ha tenido muchas visitas dado su posicionamiento en el buscador Google, y que he recibido muchas consultas en los comentarios o directamente a mi correo electrónico. Tenía ganas hace tiempo de hacerla, pero nunca encontraba el momento.
  2. En febrero, por fin, conseguí inaugurar mi despacho profesional, el Gabinete Psicopedagógico Kaposkly. Los comienzos fueron difíciles, pero mientras difundía mis servicios y me daba a conocer, seguía formándome para ofrecer nuevos y mejores servicios a mis clientes. Comencé haciendo colaboraciones en asociaciones y en portales virtuales, y poco a poco he ido ganando clientes, tanto particulares como empresas, a medida que mis estrategias de marketing comenzaban a dar sus frutos. Ya conocen el dicho: "Sembrar para luego recoger los frutos". No obstante, no está aún todo hecho, al contrario. Hay que seguir trabajando a diario, atendiendo a nuevas necesidades y seguir formándome para atender esas nuevas necesidades y seguir ofreciendo nuevos servicios, ajustados a las necesidades de los clientes. En cualquier caso, ahora sí que puedo decir que me siento psicopedagogo. Sobre todo me ha gustado mucho conocer más a fondo otras vías de la psicopedagogía, como la consultoría.
  3. He fusionado el proyecto "EduCádiz" (conocido a veces como "EduKádiz", por el nick de usuario en Twitter) con el del Gabinete Psicopedagógico Kaposkly. He seguido atendiendo a consultas relacionadas con la orientación académica y profesional, la atención a la diversidad, oposiciones en educación, debates sobre educación, etc., a diario. He seguido manteniendo vivo este proyecto dentro del gabinete, y pienso seguir con esta labor altruista.
  4. Durante meses, estuve elaborando, poco a poco, la Guía para la evaluación de centros educativos desde la perspectiva de la educación inclusiva, entre marzo y agosto, inclusives, y la difundí a los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP) y los Centros de Profesorado (en Madrid, es el equivalente al Centro Regional de Innovación y Formación). Fue el punto de partida para el inicio de mi Tesis Doctoral, la cual estoy haciendo dentro del Programa de Doctorado en Educación de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Conseguir iniciar esta fase no es fácil, porque conseguir crear un proyecto que pueda ser interesante y a la vez aportar algo a la comunidad científica y educativa dentro de un ámbito determinado (educación inclusiva), es algo complejo. Para que me entendáis, la investigación científica debe ayudar a seguir construyendo el edificio que constituye el conocimiento científico, y nosotros debemos contribuir poniendo un ladrillo más a todo ello, e incluso revisando cualquier aspecto que haya que mejorar en la construcción de ese edificio. Si no aportas nada nuevo, no vale la pena investigar. Yo quería hacer algo que ayudar a los centros educativos a mejorar, y que estuviese conectada con mi trabajo. De todas formas, el proyecto aún está en una fase inicial, así que no debo confirmarme y debo seguir preparándome, tanto realizando las actividades formativas como las publicaciones y difusión del proyecto, así como resolver todas las dificultades que me encontraré durante todas las fases de este proyecto (que me las voy a encontrar, estoy seguro, incluyendo las dificultades que conlleva compaginar trabajo con las responsabilidades que hay en el Doctorado en el actual Plan de Estudios).
  5. Recibí un premio, la Estrella de Oro, otorgada por el Instituto para la Excelencia Profesional (IEP). Agradecí el reconocimiento a mi corta pero intensa carrera, aunque sinceramente todavía me sigo preguntando por qué me lo concedieron, y cómo supieron de mí. No pude ir a recoger el premio, así que me enviaron el diploma (no la placa). Es cierto que con todos los ingresos generados por el acto, un alto porcentaje se destina a obras de caridad, aunque ciertamente fue muy curioso todo lo relacionado con este Instituto, parecía surrealista. En cualquier caso, se agradece el reconocimiento.
¿Qué errores he cometido?
  1. No sé si me precipité inaugurando el despacho en febrero con tan pocos servicios, aunque poco a poco fuese aumentándolos, aunque cierto es que no me ha supuesto gastos porque el despacho lo tengo montado en mi domicilio. A veces pienso que debí haber esperado un poco, y otras no porque aproveché para dar tiempo a que las estrategias de Marketing dieran sus frutos.
  2. Con respecto al Doctorado, a veces pienso si contacté demasiado pronto con los centros educativos. Digo esto por si se da el caso de que deba aplazar la asistencia a los centros para la investigación por si tardo en validar los instrumentos (ya están hechos, están ahora mismo el equipo de validación revisándolos), lo cual pueda suponer una decepción para los centros o que alguno se eche para atrás. Pero claro, no podía elaborar un instrumento si antes no conozco el contexto educativo de los centros ni les pregunto si estarían dispuestos a participar en el estudio. No es tan fácil, vamos, pero a veces me lo pregunto. Me habría quitado presión, aunque a veces no es mala idea estar presionado para "meterte caña". También es cierto que todavía no tengo, oficialmente, a un Director de Tesis asignado, ya que mi Tutor no es experto en esta materia, pero me animó a avanzar debido a que estaba muy avanzado ya, al tener ya experiencia en investigación. A veces me pregunto si debí haber esperado, a pesar de que me animase a ir a los centros educativos ya. En fin, ya no hay marcha atrás, hay que seguir avanzando.
  3. Ya durante mi trabajo, ahora mismo habría hecho cosas de forma diferente a las que las hice en su momento. Estoy aprendiendo todavía, son muchas tareas que no había hecho antes y de las que tampoco tuve oportunidad de hacer cuando estuve en la universidad, así que es normal cometer errores de los que aprender, o poco a poco auto-evaluarte y mejorar la calidad de tus servicios. He echado de menos tener a alguien conmigo trabajando en mis proyectos, con otro punto de vista o más experiencia, o haber podido tener un tiempo de prácticas junto a un orientador en un departamento de orientación, del que pueda aprender y que de lo que haga pueda responderme a la pregunta; ¿Qué tal lo estoy haciendo?
Ahora, ¿qué debería hacer para 2016?
  1. Seguir formándome para mejorar mis servicios del Gabinete y ampliarlos, para atender nuevas necesidades que vayan surgiendo. Algo en lo que me gustaría formarme es en estimulación cognitiva para personas que sufren de Alzheimer, algo que veo que está siendo demandado. También debo seguir trabajando el Marketing, porque aquí quien se confía, pierde, y mucho.
  2. Seguir con todas las fases del proyecto de investigación dentro del Doctorado, revisando todo lo necesario. No quiero apresurarme, así que soy partidario de revisar el cronograma y aplazar todas las actuaciones que sean necesarias, siempre y cuando todo se haga bien y de mejor calidad. Una Tesis Doctoral bien hecha es la que se hace dedicándole el tiempo necesario, sin prisas pero sin pausas. Y si la calidad es mejor, más posibilidades tienes de conseguir difundirlo, más teniendo en cuenta que se exige ser publicada en revistas científicas con un buen índice de impacto, las cuales rechazan el 80% de los artículos que reciben debido a su exigencia en calidad, para así mantenerse en ese "ranking". Odio este sistema, pero es lo que hay.
  3. Ya que hemos mencionado el tema "publicaciones", me gustaría hacer algo que quise hacer en 2015 pero que, entre una cosa y otra, no pude conseguir: Escribir mi primer libro. Sobre todo me gustaría iniciarme con la literatura infantil y juvenil, y meter mis propios dibujos. Era un reto que me marqué para 2015, pero no di abasto, más aún cuando comencé a desarrollar los materiales para el Doctorado.
  4. Escuchar nuevas propuestas para nuevos proyectos, pero siempre y cuando sea factible compaginarlo con los actuales proyectos. Me trasladaría (incluyendo el Gabinete) solamente si el proyecto fuese muy bueno y para trabajar en él a largo plazo, pudiendo a trabajar a distancia con mis clientes, tanto particulares (aquello que se pueda) como empresas, y el Doctorado (no pienso tirar nada por la borda). Pero eso, solamente si vale la pena, si no, prefiero seguir con lo que estoy haciendo ahora que por el momento me llena mucho y estoy contento.
Todavía podrán surgir nuevas ideas, pero de momento esto es lo que me planteo. Aprovecho esta entrada para desearos a todos un feliz año 2016, lleno de nuevos proyectos, de ilusiones, de grandes noticias y de resultados positivos. Y que los Reyes Magos os dejen todo aquello que deseáis y que sea bueno.

Un fuerte abrazo.

Rafael López Azuaga