jueves, 28 de enero de 2016

Las competencias de los orientadores educativos en la educación formal y no formal

Últimamente, a raíz de los casos que estoy atendiendo desde mi consulta, en el Gabinete Psicopedagógico Kaposkly, me están surgiendo unas dudas acerca de las competencias que tenemos los orientadores educativos en la educación formal y no formal. Como todos sabemos, las titulaciones preferentes para que una persona pueda ejercer la orientación son las licenciaturas o grados universitarios de Psicología y Pedagogía, y la extinta licenciatura de 2º ciclo de Psicopedagogía. También es cierto que la ley permite que una persona graduada, con una formación complementaria en orientación educativa, pueda ejercer de ello, o incluso sacando una plaza en las oposiciones si es graduado y tiene el Máster cursado. No vamos a hablar de esto, ya lo tratamos en una entrada anterior, pero sí de nuestras competencias a raíz de la diversidad de perfiles que pueden tener los orientadores educativos.

¿Cuáles son las principales competencias o conocimientos interesantes que aporta cada titulación? Vamos a analizarla, tomando como referencia los planes de estudio de la UNED y lo que estudié en su día en Psicopedagogía (sin contar optativas, solamente troncales y obligatorias):

1-Pedagogía:
  • Diagnóstico y evaluación en educación, tanto proyectos educativos, programas como en metodologías de enseñanza-aprendizaje. Evaluación de centros educativos y de formación.
  • Políticas y legislación educativas.
  • Conocimientos de las características de los diferentes sistemas educativos internacionales.
  • Actualización de competencias y desarrollo profesional del profesorado.
  • Dirección y supervisión de centros educativos.
  • Formación de formadores.
  • Diseño, desarrollo e innovación del currículum.

    2-Psicología:
    • Psicopatología: Comportamiento agresivo, depresión, timidez, trastornos alimentación, trastornos de la eliminación (enuresis, encopresis, etc.), trastorno negativista-desafiante, mutismo selectivo, fobia escolar, etc.
    • Estructura del lenguaje.
    • Técnicas de intervención cognitivo-conductuales. Terapia cognitivo-conductual.
    • Liderazgo y formación de grupos.
    • Profundización en los procesos psicológicos básicos: Percepción, memoria, atención, etc. Inteligencia emocional.
    3-Psicopedagogía:
    • Dificultades específicas de aprendizaje y trastornos del desarrollo. La educación especial dentro del sistema educativo.
    • Diagnóstico y evaluación en educación a nivel individual.
    • Orientación académica y profesional.
    • Diseño, desarrollo e innovación del currículum.
    • Orientación y acción tutorial (aunque depende de la universidad).
    Aunque es cierto que, sobre todo en el caso de Psicología, el Máster de Formación del profesorado, en la especialidad de "Orientación educativa", les complementa mucho, todavía sigo pensando si verdaderamente cada titulación por sí sola, contando con el Máster, completa verdaderamente la formación inicial de los orientadores. Es cierto que se debe promover la formación permanente, pero como estamos comprobando en nuestro sistema educativo, siempre nos preocupamos por formarnos cuando surge la necesidad o cuando ya es incluso un poco tarde. O nos encontramos con diferentes perfiles a los cuales no nos hemos preparado o no nos han preparado bien. ¿Y por qué cuento todo esto? Vuelvo a la introducción de esta entrada: Los casos que estoy recibiendo. Me voy encontrando casos de niños y adolescentes que, aunque tengan sus necesidades educativas, también van complementadas con otros trastornos psicológicos, como la depresión, la agresividad, la baja autoestima, la desmotivación, etc. Es más, la "baja autoestima" es la "etiqueta estrella" que me estoy encontrando. Es cierto que en equipos multidisciplinares, los casos siempre se derivan al profesional más adecuado para cada caso, Pero, ¿qué sucede en los centros educativos, en la educación formal? ¿Los orientadores educativos están capacitados para atender estos casos, los que vienen de estudiar Pedagogía o Psicopedagogía? ¿Disponen de la ayuda necesaria en los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP), o deben "autogestionarse" de la manera más adecuada? ¿Estamos suficientemente preparados a nivel práctico, aquellos que están comenzando? Es cierto que todo en esta vida se aprende, y que a ser orientador se aprende orientando, al igual que con todas las profesiones (futbolistas, maestros, carpinteros, mecánicos, etc.), pero ¿y si desgraciadamente no estamos preparados en el momento oportuno? Ahora en actualidad está el aumento de los casos de acoso escolar o bullying , y hemos conocido el caso de Diego, un joven de 11 años que se suicidó porque no quería volver al colegio. Aunque todavía se está investigando el caso y no se sabe exactamente lo que pasó, ¿se podría haber prevenido? ¿se podrían haber detectado los factores de riesgos que pueden conllevar a futuros casos de acoso escolar o a un posible suicidio de un estudiante (el acoso escolar de por sí puede no ser suficiente para ello)? ¿estábamos preparados para ello? ¿un orientador educativo que tenga la especialidad de Pedagogía está capacitado para tratar a un alumno o alumna que tenga un comportamiento agresivo, o un trastorno alimentario? ¿Qué papel tienen los orientadores educativos en los centros educativos? ¿Sabemos tener en cuenta esos factores dentro de la intervención que se programe en el centro educativo, y cómo ayudar a las familias?

    Son algunas cuestiones que me planteo. A lo mejor debería crearse un Grado en Psicopedagogía donde se combinen todos los conocimientos y competencias necesarias para ejercer la profesión, combinando los contenidos de psicología y pedagogía necesarios, entre otros. Ya hubo una vez que escribí una entrada y que publiqué "La necesidad de crear un Grado en Psicopedagogía y un Colegio Oficial de Pedagogos y Psicopedagogos"hace casi tres años (cómo pasa el tiempo), y ahora estaría bien retomarla, aunque actualizándola, a raíz de las necesidades que estamos ahora detectando. Lo que es cierto es que estoy formándome mucho en temas de psicología para poder atender bien los casos que tengo, y a veces me entra miedo a que piensen que me estoy metiendo en competencias de psicólogos, cuando estoy interviniendo en el contexto escolar y en situaciones relacionadas con el aprendizaje.

    Muchas gracias por leer la entrada. Podéis comentar lo que queráis, cualquier crítica o sugerencia.